Si eres una persona a la que le gusta cocinar, la cocina de tu hogar es el paraíso para ti. La cocina es un rincón en el que, si te consideras cocinitas, puedes dejar volar tu creatividad e innovar, y, sobretodo, relajarte.

Pero para ello la cocina debe estar decorada a tu gusto. Sea moderna y minimalista, o rústica y recargada, debe tener tu toque personal e individual. En los trapos, en los armarios, en los botes de especias, etc. No importa dónde, siempre que mantenga una cierta armonía.

En este post te vamos a dar algunos trucos para saber cómo decorar correctamente una cocina.

Funcionalidad

La cocina debe ser 100% funcional. Es decir, nada de desaprovechar rincones o no sacar el máximo partido de los cajones. Algunas veces los armarios ya vienen diseñados para ser funcionales, pero otras tenemos que utilizar nuestra imaginación para organizar la vajilla y los utensilios de cocina de forma original.

decoración cocina

Colores cambiantes

Los trapos de cocina son un elemento que permite mucho juego, dado que se pueden tener unos cuantos e ir renovando. Esto permite dar toques de color cuando te apetezca, o un punto de elegancia en ocasiones especiales. Ten guardados juegos de dos o tres paños de colores acordes entre sí, para poder cambiarlos según te apetezca.

Las flores alegran la vista

Un ramillete de romero u otra especia, o un jarro con algunas flores siempre alegran la habitación. Y ¿por qué no tenerlos en la cocina?. Además de ser un elemento de decoración, pueden inspirarte a la hora de cocinar.

Electrodomésticos en armonía

No hay que olvidar que los electrodomésticos forman parte de la decoración. Deben estar en armonía con los demás elementos de la cocina, ya sea porque están ocultos dentro de muebles o porque existe una armonía en sus colores.

Elementos naturales

Los elementos naturales nunca fallan. Cestos de mimbre y otras fibras naturales, botes de madera, pequeñas plantitas… Si tu cocina es rústica, no dudes en añadirlos a tu decoración.

decoración cocina

Si no te consideras un/a “cocinitas”, prueba a decorar la cocina a tu gusto y añadirle tu toque personal. Quizás así te animas a coger una sartén, freír un poco de cebolla ¡y que fluya tu creatividad!